viernes, 30 de abril de 2021

DIARIO DE UN CURA

DESDE LA VENTANA DE MI CASA

Quince días he estado mirando la vida desde una ventana. He visto pasar a la gente, aparcar coches, me han tocado en el cristal, he sentido entrar el viento. No ha entrado nadie en la casa. Tampoco yo he podido salir. Begoña traía  el café y los periódicos cada mañana: los primeros respiros del día.

Fefi, Loly, Juana Fefa y otros  se acercaban a recoger la llave de la iglesia o a dejar algunos sobres o hacer un comentario ligero sobre el día. Era como un contacto con toda la parroquia. 

Con algunas personas rezaba cada día a través del teléfono y poníamos la vida de los amigos, de la familia y de las parroquias delante  del Señor.  Pensaba en los que han tenido o están teniendo peor suerte, más incomunicados o más olvidados o más doloridos. 

Tenía otras ventanas abiertas gracias a Internet, pero esta es la más viva, la más real. Veía a la gente como es. Entraba calor cuando hacía calor y frío cuando hacía frío. Las sonrisas eran de verdad y las palabras, poquitas pero suficientes. 

La misa de cada día, menos los lunes, en una parroquia u otra. Veía a los que leían, a los que comulgaban, a los que subían y bajaban de la sacristía. No tuve sensación de estar confinado. Ni mucho menos. Tuve la sensación de ser una persona de mucha suerte que cada día, por cualquiera de las ventanas, me ponía en contacto con mucha mucha gente. 

Todas las mañanas me llamaba una doctora que me hacía el seguimiento. Teníamos una conversación ligera en la que casi siempre le dije que me encontraba bien y agradecía  sus consejos. Me dijo que se llamaba Concepción Matoso y que era creyente y que le alegraba saber que yo era cura.  Escuché canciones y algunas confidencias telefónicas. A veces me costaba hablar por teléfono y prefería siempre los mensajes. 

Ahora, recién acabado el confinamiento, la nevera la tengo llena. Imposible comerse todo lo que iba llegando. El corazón también quedó lleno. 

 Fui escribiendo notas cada día  para saber el proceso. La temperatura corporal,  y la saturación cada mañana y cada tarde. O los consejos médicos del día o alguna anécdota. Por último, ya resultaba  aburrido no tener fiebre y saturar 97 o 98 cada día. Desde el viernes abandoné mi pequeño diario. Todos los días empezaron a ser iguales. 

Los compañeros curas fueron curas y fueron compañeros. Siempre disponibles. También los que venían a celebrar la eucaristía. 

Desde lejos notaba la buena colaboración de la gente de la comunidad. Las parroquias marchan mejor sin cura. La gente sabe que hay cosas que hacer y que la parroquia ahora es más suya. Hubo unión, participación y buen rollo.  Y eso me daba mucha satisfacción. En toda familia hace falta que el padre o la madre se ponga malo para comprobar que los hijos son hermanos.  Sabía que tenía  muchos sobrinos y ahora me he dado cuenta que tengo el doble. 

He seguido la liturgia de cada día.  He escuchado, gracias a la transmisión de la eucaristía, la homilía del compañero de turno. Y hoy mismo, leyendo lo que san Pablo dice a los cristianos de Corinto, me puse a copiarle. A veces no quedamos con algo meramente anecdótico de Pablo, por alguna frase desacertada que escribió. Pero Pablo fue un hombre de fe, entusiasta, luchador, trabajador, entregado al servicio del evangelio, valiente, perseguidor y perseguido, sincero, inteligente, lleno de Espíritu… a veces soberbio, a veces humilde.

También yo me presenté a ustedes débil y temblando de miedo; mi palabra y mi predicación no fue con persuasiva sabiduría humana, sino en la manifestación y el poder del Espíritu, para que nuestra  fe no se apoye en la sabiduría de los hombres, sino en el poder de Dios.

Eso quisiera ser. 

Me gustaría seguir mirando por la ventana para que nunca pierda el contacto con nadie:  con la chica que pasea su perro delante de mi casa, el joven que riega el jardín o refresca la plaza cada mañana, los amigos que se sientan en el banco cerca de la sacristía, los señores que dialogan  en la puerta de la iglesia… A través de cada uno me llega el Espíritu de Dios. 

A lo mejor la palabra del evangelio de hoy me repite lo que Jesús decía y dice: Que ustedes y yo somos la sal de la tierra. Que tenemos que darle buen gusto a la comida de la vida. El buen gusto es llevarnos bien sin dar importancia a tonterías. Es mantener el buen humor y la alegría. Mandarnos chistes y memes, reírnos, animarnos, felicitarnos y tener siempre la ventana abierta, sin rejas, para que, quien quiera, coja la llave y descubra que aquí dentro hay una comunidad de gente normal, que quiere ser buena y que a veces mete la pata. Y que no le gustan los cristianos raros, ni los que ven pecado por todos lados, ni andan todo el día con rezos, novenas, triduos y devociones extrañas  porque nos podemos cargar el Espíritu de Dios. Y el Espíritu está por fuera de la ventana y por fuera de la iglesia. Los virus pueden estar dentro. 

Abramos las ventanas.


AGENDA 03 AL 09 DE MAYO



LUNES 03 SAN FELIPE Y SANTIAGO APÓSTOLES.

A LAS 18:30 HS. REZO DEL SANTO ROSARIO.

A LAS 19:00 HS. CELEBRACIÓN DE LA EUCARISTÍA EN LA PARROQUIA.

MARTES 04

A LAS 10:30 HS. ORACIÓN COMUNITARIA DE LAUDES EN LA PARROQUIA DE SAN RAFAEL ARCÁNGEL.

A LAS 18:30 HS. REZO DEL SANTO ROSARIO.

A LAS 19:00 HS. CELEBRACIÓN DE LA EUCARISTÍA EN LA PARROQUIA.

MIERCOLES 05.

A LAS 18:30 HS. REZO DEL SANTO ROSARIO.

A LAS 19:00 HS. CELEBRACIÓN DE LA EUCARISTÍA EN LA PARROQUIA. A CONTINUACIÓN TENDREMOS COMO CADA MIÉRCOLES DE PASCUA UN ESPACIO DESDE LA PALABRA DE DIOS, TITULADO “ENCUENTROS CON EL RESUCITADO”. SERÁ EN LA PARROQUIA DE SAN RAFAEL ARCÁNGEL.

JUEVES 06 SANTO DOMINGO SAVIO.

A LAS 18:30 HS. REZO DEL SANTO ROSARIO.

A LAS 19:00 HS. CELEBRACIÓN DE LA EUCARISTÍA EN LA PARROQUIA. A CONTINUACIÓN ESPACIO DE ORACIÓN PERSONAL ANTE EL SEÑOR EXPUESTO EN LA EUCARISTÍA.

VIERNES 07.

A LAS 18:30 HS. REZO DEL SANTO ROSARIO.

A LAS 19:00 HS. CELEBRACIÓN DE LA EUCARISTÍA EN LA PARROQUIA.

SABADO 08.

A LAS 11:00 HS. BAUTISMOS EN LA PARROQUIA.

A LAS 19:00 HS. REZO DEL SANTO ROSARIO.

A LAS 19:30 HS. CELEBRACIÓN DE LA EUCARISTÍA EN LA PARROQUIA.

DOMINGO 09 VI DOMINGO DE PASCUA.

A LAS 08:00; 12:00 Y 19:00 HS. CELEBRACIÓN DE LA EUCARISTÍA EN LA PARROQUIA.

A LAS 10:30 HS. CELEBRACIÓN DE LA ENTREGA DE LAS BIENAVENTURANZAS, CON LAS FAMILIAS DE CATEQUESIS DEL NIVEL DE JESÚS ES EL SEÑOR I PARTE.

5º DOMINGO DE PASCUA

EUCARISTÍA 5º DOMINGO DE PASCUA.CICLO B

PROTAGONISTAS USTEDES

 

Primera lectura

Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles (9,26-31):
En aquellos días, llegado Pablo a Jerusalén, trataba de juntarse con los discípulos, pero todos le tenían miedo, porque no se fiaban de que fuera realmente discípulo. Entonces Bernabé se lo presentó a los apóstoles. Saulo les contó cómo había visto al Señor en el camino, lo que le había dicho y cómo en Damasco había predicado públicamente el nombre de Jesús. Saulo se quedó con ellos y se movía libremente en Jerusalén, predicando públicamente el nombre del Señor. Hablaba y discutía también con los judíos de lengua griega, que se propusieron suprimirlo. Al enterarse los hermanos, lo bajaron a Cesarea y lo enviaron a Tarso. La Iglesia gozaba de paz en toda Judea, Galilea y Samaria. Se iba construyendo y progresaba en la fidelidad al Señor, y se multiplicaba, animada por el Espíritu Santo.

Palabra de Dios

Salmo

Sal 21,26b-27.28.30.31-32

R/. El Señor es mi alabanza en la gran asamblea

Cumpliré mis votos delante de sus fieles.
Los desvalidos comerán hasta saciarse,
alabarán al Señor los que lo buscan:
viva su corazón por siempre. R/.

Lo recordarán y volverán al Señor
hasta de los confines del orbe;
en su presencia se postrarán las familias de los pueblos.
Ante él se postrarán las cenizas de la tumba,
ante él se inclinarán los que bajan al polvo. R/.

Me hará vivir para él, mi descendencia le servirá,
hablarán del Señor a la generación futura,
contarán su justicia al pueblo que ha de nacer:
todo lo que hizo el Señor. R/.

Segunda lectura

Lectura de la primera carta del apóstol san Juan (3,18-24):

Hijos míos, no amemos de palabra y de boca, sino de verdad y con obras. En esto conoceremos que somos de la verdad y tranquilizaremos nuestra conciencia ante él, en caso de que nos condene nuestra conciencia, pues Dios es mayor que nuestra conciencia y conoce todo. Queridos, si la conciencia no nos condena, tenemos plena confianza ante Dios. Y cuanto pidamos lo recibimos de él, porque guardamos sus mandamientos y hacemos lo que le agrada. Y éste es su mandamiento: que creamos en el nombre de su Hijo, Jesucristo, y que nos amemos unos a otros, tal como nos lo mandó. Quien guarda sus mandamientos permanece en Dios, y Dios en él; en esto conocemos que permanece en nosotros: por el Espíritu que nos dio.

Palabra de Dios

Evangelio del domingo

 

Lectura del santo evangelio según san Juan (15,1-8):

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Yo soy la verdadera vid, y mi Padre es el labrador. A todo sarmiento mío que no da fruto lo arranca, y a todo el que da fruto lo poda, para que dé más fruto. Vosotros ya estáis limpios por las palabras que os he hablado; permaneced en mí, y yo en vosotros. Como el sarmiento no puede dar fruto por sí, si no permanece en la vid, así tampoco vosotros, si no permanecéis en mí. Yo soy la vid, vosotros los sarmientos; el que permanece en mí y yo en él, ése da fruto abundante; porque sin mí no podéis hacer nada. Al que no permanece en mí lo tiran fuera, como el sarmiento, y se seca; luego los recogen y los echan al fuego, y arden. Si permanecéis en mí, y mis palabras permanecen en vosotros, pedid lo que deseáis, y se realizará. Con esto recibe gloria mi Padre, con que deis fruto abundante; así seréis discípulos míos.»

Palabra del Señor

 

¡ PUES NO HABRÁ MANIFESTACIONES!, O ¿SÍ?

 ¡ PUES NO HABRÁ MANIFESTACIONES!, O ¿SÍ?

Pues llevamos unos días que están bastante calentitos. Manifestaciones de unos, pérdida de formas en los otros, lanzamiento de objetos - algunos de cierta consistencia y contundencia - por no querer que algunos hablen en mi barrio o en mi zona como si la calle (como decía un cierto político de tiempos pretéritos) tuviera una propiedad privada o un vado de reserva. Esto es la salsa - dicen algunos - de la política. Pues les digo la verdad que me está empezando a cansar un poco esta salsa. Creo que es un poco agria.

Además, si no tuviéramos la pandemia, nuestras calles se llenarían de gente porque este fin de semana es el día del trabajo. Como si el resto del año no tuviéramos que rendir a quien nos sustenta para poder comer todos los días. Si no tuviéramos pandemia, las pancartas serían las que nos indiquen lo que los sindicatos dicen que prometen, pero que a veces dudo que se cumplan sus expectativas, pero seguro que todo quedará en forma telemática. No habrá manifestaciones multitudinarias, de esas en que las delegaciones del gobierno y los convocantes nunca se ponen de acuerdo en el número de participantes.

Sin embargo, este fin de semana un gran líder, lanza la consigna para sus seguidores: permanezcan en mí, no nos demos de baja en su proyecto que encima, no como los sindicatos, es gratuito y nos llena de buenos y grandes momentos. Seguro que los grandes líderes pronunciaran grandes discursos que seguro que no se lo creen ni ellos, pero Jesús nos dirá que sus palabras han de permanecer en todos y cada uno de nosotros. En alguna ocasión llegó a decir que sus palabras eran espíritu y vida.

En el fondo, el evangelio de este fin de semana, nos pone de manifiesto cómo nos estamos dejando empapar en esta época de pandemia. El discípulo de hoy es el que tiene que tener una savia verde, unos sarmientos que rebosen alegría y jovialidad porque el sarmiento siempre está presto para su labor. Muchos de nosotros vivimos una religiosidad fuera de Jesús, fuera del sarmiento principal y cada vez más aferrados a ciertas prácticas que no tienen nada que ver con lo esencial (esa agua bendita que llevamos para casa para no sé qué; ese santo que metemos en la nevera porque no nos ha hecho caso, etc...).

Ser cristiano hoy exige una pasión por el proyecto de Jesús. Muchos de los que nos consideramos cristianos ponemos entusiasmo, empeño en discursos a las masas en días como el de este fin de semana, pero no ponemos ganas ni entusiasmo en lo principal e importante de nuestra vida. Todos tenemos que ser sarmientos, tenemos que estar pegados al tronco que hace que nos sintamos vida y con vida.

El gran ejemplo también lo tenemos en nuestras madres. Dicen que es el día de la madre, cuando eso es durante todo el año. Pero ¡cuántas madres han sido también sarmiento de fe en nuestras vidas! Madres muchas de ellas que no tenían unos conocimientos excesivos pero que nos enseñaron lo básico de

nuestra religiosidad. Tan básico era que no lo hemos vuelto a olvidar en la vida y ¡qué casualidad que ahora lo olvidamos con una facilidad pasmosa!

Jesús sigue diciendo que él es la vid y nosotros los sarmientos, pero sobre todo que permanezcamos en su amor. Permanezcamos también en el amor a nuestra madre, que seamos capaces de recordarlas, valorarlas, quererlas, achucharlas.... lo que no hagamos con ellas en vida, no nos lo echemos en cara en su ausencia.

Ojalá que las manifestaciones de este fin de semana, sean manifestaciones de amor verdadero, sin trampas, sin palabras que no se cree nadie.

FELIZ PASCUA

Hasta la próxima

Paco Mira

martes, 27 de abril de 2021

ENCUENTRO DE ORACIÓN.


AL LEER UN ICONO INVOCAMOS AL ESPÍRITU SANTO PARA QUE ILUMINE LOS OJOS DE NUESTRO CORAZÓN Y CON UNA MIRADA DE FE Y AMOR, EN LA CONTEMPLACIÓN DE LO REPRESENTADO NOS PERMITA VER MÁS ALLÁ , LLEVANDONOS AL ENCUENTRO PERSONAL CON EL FIN DE UNA PROFUNDA ORACIÓN. 

TE ESPERAMOS MAÑANA MIÉRCOLES 28 A LAS 7.30HRS, EN LA PARROQUIA PARA QUE DESCUBRAS UN PASO MÁS EN LA ORACIÓN.